Archivo de la categoría: mediación FAMILIAR

Tu problema puede resolverse con un menor coste emocional, familiar y económico.

¿Un divorcio traumático?

divorcio traumatico

En esta ocasión, os invito a que leáis este artículo incluido en el blog de José Antonio Marina, un referente en educación (el 1 de junio de 2012, Pediatría integral) donde habla del entorno familiar.

POR QUÉ ESTE ARTÍCULO.

En él se exponen los retos de las familias actuales. No existe una única familia, sino que hay otras muchas formas de componer lazos afectivos y familiares.

Si bien no tiene por qué comportar un problema, sí exige adaptar las respuestas educativas a esa realidad cambiante.

…En este artículo quiero tratar la influencia del entorno familiar en la educación. La estructura familiar ha cambiado de forma drástica y acelerada en los últimos años, lo que plantea nuevos retos a los educadores. El aumento de los divorcios, de las familias reconstituidas, de mujeres que quieren ser madres solas por elección, de familias monoparentales, la aparición de la familia homosexual, el aumento de familias multiculturales, el retraso de la maternidad, la maternidad adolescente, la dificultad de hacer compatible el mundo familiar y laboral, la custodia compartida, hacen más compleja la convivencia familiar y las tareas educativas (Beck y Beck-Gernsheim, 1998, Beck y Beck-Gernsheim, 2012).

Las tensiones generadas tienen su rompeolas en las consultas de los pediatras, de los médicos de familia, de los psicólogos, y de los departamentos de orientación escolar.”

 

No sé si estáis de acuerdo conmigo pero coincido especialmente en que en muchas ocasiones los diferentes profesionales que se relacionan con los hijos, ven a diario las consecuencias de esas tensiones.

Especialmente gráfica me parece la imagen del rompeolas.

 

 ¿DIVORCIO TRAUMÁTICO?

Cuando Marina se plantea cuál es el efecto que el divorcio de los padres produce en los niños, afirma que una situación de conflicto familiar permanente suele ser más destructiva para los hijos que un divorcio amistoso

Si tuviera que quedarme con una única aportación de este artículo, me quedaría con su afirmación (contrastada en un estudio realizado con 1.400 familias y 2.500 niños durante tres décadas familias) de que lo que verdaderamente afecta a nuestros hijos es la hostilidad y enfrentamiento entre sus padres, divorciados o no.

“Se suele decir que el divorcio reduce las habilidades sociales de los niños, pero Hetherington ha mostrado que los niños de familias conflictivas divorciadas presentan un índice parecido de dificultades de ajuste social que los hijos de familias conflictivas no divorciadas, por lo que puede deducirse que es la hostilidad íntima el factor determinante (Hetherington, 1979, 1999).

“…Hetherington y Kelly han estudiado a 1.400 familias y 2.500 niños durante tres décadas, para estudiar los efectos del divorcio en EE.UU. A los veinte años del divorcio, el 80% de los niños habían sido capaces de adaptarse bien a la nueva vida, un porcentaje parecido al de las familias no divorciadas. “Al parecer, escriben, proceder de una familia donde no haya habido divorcios no es una garantía de éxito para la vida adulta”.

…Por lo que sabemos, los factores de riesgo para los niños son: el periodo de tensiones antes del divorcio, el comportamiento de los padres después del divorcio, la red social de apoyo que el niño mantiene y los cambios económicos que experimenta…

 

PLAN DE PARENTALIDAD.

En este artículo no se alude expresamente al Plan de Parentalidad pero decidme si no encaja perfectamente en esta afirmación:

…El aumento de divorcios está cambiando la concepción de la familia, precisamente para proteger a los hijos. La indisolubilidad del matrimonio está siendo sustituida por la indisolubilidad de las responsabilidades respecto de los hijos.

 

Efectivamente, te divorcias de tu pareja, no de tus hijos.

Encontrar el modo de ordenar su futuro en un momento tan delicado no es nada fácil, en muchas ocasiones tenemos muy claro que lo primero son nuestros hijos pero la situación acaba por desbordarse y te ves envuelto/a en una batalla en la que nunca te imaginaste.

Encontrar CÓMO hacerlo es el primer paso para lograrlo. Con información, pautas eficaces y con un acompañamiento profesional puede conseguirse. El plan de parentalidad puede ser una oportunidad para proporcionar a tus hijos la estabilidad que necesitan tras vuestra ruptura

Os adelanto que el siguiente post será una entrevista realizada a un magnífico orientador de un centro educativo para hablar de cómo percibe que los conflictos entre los padres afectan a sus alumnos.

Gracias por tu tiempo.
Maribel

¿Qué te amarga de tus vacaciones?

mediacion-familiar-vacaciones-verano

¡No puede ser, pero si la primera quincena de agosto me tocaba a mí!

Acabas de recibir un mensaje de tu ex diciéndote que en el trabajo no le han dado la quincena de vacaciones que había pedido así que se va la próxima semana a la playa con los niños y que a ti te corresponde la segunda quincena de agosto.

¡Pero si en la sentencia dice que al que le toque elegir ese año tiene que decidirlo con 2 meses de antelación!

Ya tengo la reserva del hotel hecha para irme con los niños. No me lo puedo creer, otro año igual, la cuestión es amargarme las vacaciones… Sigue leyendo

QUIERO LA CUSTODIA COMPARTIDA DE MIS HIJOS

custodia-compartida-hijos
¿Por qué en muchas ocasiones escuchar esto de nuestra ex pareja marca el inicio de una guerra sin cuartel?
¿Cuando decimos que lo hacemos por el bien de nuestros hijos coincide siempre con lo que ellos esperan y necesitan de nosotros?

Antes de empezar quiero ser muy honesta contigo, en este post no encontrarás una defensa a ultranza de la guardia y custodia compartida, tampoco afirmaré que la custodia exclusiva es la mejor solución para tus hijos (no deseo hacerte perder el tiempo si has abierto este post con esta intención…).

El motivo es porque no me pronunciaré al respecto se debe a que NO CREO EN PATRONES PARA TRABAJAR CON PERSONAS. Mucho menos si lo que está en juego es poder ayudar a unos padres a encontrar la forma de divorciarse entre sí pero no de sus hijos. Sigue leyendo